sábado, 16 de junio de 2018

vamos todes del lado del amor



Camina por las veredas igual de grises que el día, pero lleva colgando en la cartera un pañuelo más verde que la primavera, que se va moviendo con el viento como se mueve la libertad, se mezcla con la palidez del espacio para embellecer el momento y rodearse de un aura de poder. Ahí no siente miedo, no tiene que apresurarse, sabe que llegará a su casa pronto y que se batirá un buen café. Sabe que tiene motivos para sonreír y que no hay lugar para la prohibición de sus derechos, de los de todas.
Comienza a acelerar su paso cuando observa que no le para de sonar el celular. La votación en congreso está cerrando. El abrazo más grande del mundo está por ocurrir. Se escuchan las sonrisas y se huele una revolución que está por impactar. Se ve la oscuridad de la sociedad en sus argumentos vacíos y limitados, y también se ven las luces encandilando fuertísimo del lado del amor, y muchas chispas que se están encendiendo y se pasan de bando, porque se siente mejor así. Ahí se acompaña. Se ama. Eso es un montón.
La deconstrucción está presente como el aire se respira y nos entra por los pulmones con mucha intensidad, tan rápido y todo junto le choca los cinco a la humanidad.  El rumbo está seguro e iluminado. Y ninguna va a permitir que alguien se haga mal.

No hay comentarios: